¡Oye! ¡Aquí sigo! Siempre no me morí cuando me dejaste



Cuando contamos nuestras dolencias siempre lo hacemos desde el punto que nos conviene, o desde nuestro punto de vista. Es el mismo. Nos hacemos la victima sabiendo que también hicimos daño, sólo para que al final te digan que vales mucho, que no mereces eso, que encontrarás a alguien mejor, que era una maldita cabrona que no merece que sufras por ella, que le irá peor a ti. Y, en viceversa, a ella le dicen que eres un maldito cabrón, que no merece a eso, que encontrará a alguien mejor, que no sufra por ti.
Puede que en la decadencia o ausencia de bienestar no siempre necesitemos un hombro donde llorar, sino reflexionar y ver en qué fallamos. El pasado, presente y futuro suceden porque nosotros los fabricamos.
Justo ahora en muchos lugares del mundo hay plantas y jardines que están siendo regados, alimentados por agua. Sólo dan una bonita imagen, le dan vida natural a la casa, le dan un espacio de juego a los pequeños, le dan algo con que entretenerse a mucha gente sola o a ancianos que disfrutan de las plantas, y si te gustan no quiere decir que seas anciano o que estés solo, aunque a mí me gustan y estoy tan solo como un viejo sin dinero. Bueno, bueno, el punto es que no son sólo regadas porque sí, ofrecen algo para ser alimentadas y están donde están por alguna o varias razones. Vamos, son plantas. Justo donde estoy sentando escribiendo hay una ventana, a través de la misma logro ver el jardín de mi casa y, créanme, sólo está ahí moviéndose, supongo que el aroma que emanan sus flores debe ser magistral, pero en vez de estar disfrutando de él estoy aquí adentro, cubierto por vidrio y pared, alejado de lo verde. ¿Por qué? De todas formas al anochecer las regaré, no disfruto de la naturaleza, de la poca queda por aquí cerca, pero quisiera que alguien pudiera disfrutar de ella antes de que se seque y sea demasiado tarde para rociar la suficiente agua fría y darles vida.

Yo pensaba eso, pensaba que todos tenemos lo que tenemos porque lo merecemos, algo hicimos y por eso disfrutamos de eso, carecemos de lo otro. Eso fue después de mi paso por la cristiandad, ahí yo también creía en todo eso, pero luego intenté buscar sin intención de encontrar, sólo para tener otro punto de vista. 101 contradicciones leí en la Biblia. Eso fue algo que encontré, no lo buscaba, sólo estaba allí y lo leí. Entonces comprendí que en algo que muchos creen puede ser tan falso como ellos mismos.
La gente cree tanto en la amistad, noviazgos y cosas así. Vamos, he tenido una novia seria en mi vida, tengo 15 años y me hizo sentir lo suficientemente mal, no es que vaya a saber de todo o que vaya a decirles qué es el amor, amor es amor, el amor no tiene género, sólo de eso estoy seguro. La gente pobre tiene sus amigos, la gente rica tiene amigos, ambas relaciones son reales totalmente, pero si a los ricos les hubiera tocado la vida pobre y a los pobres la de ricos, hubieran hallado amigos similares e incluso mejores en otras personas. Es claro que te encariñas con gente, digo, ¿quién no se ha encariñado? Yo vivo encariñado de mis mascotas, pero ¿amigos? No me quejo, yo tengo algunos muy buenos, mi mejor amiga ni siquiera vive en mi ciudad, vive a Kilómetros de aquí, en Veracruz, yo soy del norte y ella es del sur. Y tenemos cosas en común y a ella le gustan cosas que yo detesto, escribe cosas que detesto, incluso a mí me gustan cosas que detesta y escribo cosas que no le gustan, eso no evita que ya sean dos días sin hablar con ella y la extraño ¿Me pasaría igual con otra mejor amiga? Claro que sí, nadie es irremplazable y todos tenemos un mejor sustituto para nuestras cercanías humanas. Temo que la gente encuentre a alguien, de seguro a quien hallen es mejor que yo. ¿Eso qué me daría? Aparte de envidia, más soledad. Más de lo que me sobra. Tengo ya de esa, incluso tengo más de la que quisiera.
El amor y la amistad son completamente iguales, en uno tienes orgasmos de comprensión y en el otro tienes orgasmos donde palmas con respeto llegando a lo ajeno. En cada uno hay equivocaciones, la más común es creer que son dos mitades, hechas para estar juntas. El día que se separen quedarán tan solos y vacíos. Sean mejor dos personas completas, juntas porque saben que entre sí se complementan.
Entre hombres y mujeres, siendo amigos y no tengan que ponerse,  pónganse a tener una buena charla. Entre hombres y mujeres siendo pareja cuando no tengan que ponerse, que el hombre se ponga las piernas de ella en los hombros y que ella se ponga deseosa.
Entre mujeres siendo amigas, cuando no tengan qué ponerse pónganse a inventar cosas de las demás, aunque sea envidia aumenta su creatividad.
Entre mujeres siendo pareja, exploren sus cuerpos. Una princesa sabe lo que le gusta, por ende sabe cómo hacer feliz a otra princesa.
Entre hombres siendo pareja y no teniendo qué ponerse, pónganse de acuerdo para salir, hay tanto que vivir afuera y hagan lo que gusten y quieran. ¡El mundo está hecho para vivirlo en parejas!
En parejas heterosexuales y homosexuales no hay diferencia, la única diferencia pueden ser las ideas y el futuro hacia donde miran, pero ¿saben qué? Los futuros en ambas situaciones se ven juntos, se ven futuros en pareja, complementándose. Dios ama el amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nunca nadie comenta. Me alegra que tú sí lo vayas a hacer.